APRENDIENDO A ESCUCHAR MI CUERPO

El inicio de una buena comunicación contigo misma es la clave para mejorar la comunicación en todas tus relaciones.

Accede ahora mismo de forma GRATUITA a esta MasterClass donde te muestro de forma práctica las herramientas para hacerlo.

DÍA DE LA MADRE, REFLEXIÓN

“Hoy es el Día de la Madre”

Cuando lo escucho o lo leo no puedo evitar escuchar en mi interior una voz:

¿Sólo hoy se es madre?

¿Una madre ejerce de madre un único día al año?

día de la madre
Día de la Madre – Prawny en Pixabay

Puede que en una sociedad de consumo y automatizada, en la cual las prisas y el cumplimiento de un horario son nuestro modus vivendi nos ha hecho olvidar cosas esenciales y creamos la necesidad de resaltar un día al año como evento de celebración de eso esencial y verdadero. Así celebramos el día del padre, el día de la madre, el día del niño, el día de la tierra, el día del libro, el día de,…

Mis palabras en este artículo puede que sean para mí misma, a modo de recordatorio, para que me haga consciente del para qué de cada evento que llega a mi vida y pueda resignificarlo desde mi momento actual, para darle el valor que requiero hoy para comprender cómo todos somos uno; simplemente una reflexión personal que hago extensiva y comparto desde la humildad y libre de crítica, más al contrario, una invitación para que cada quien pueda resignificar si así lo elige.

ORÍGEN DE LA CELEBRACIÓN

Buscando información he encontrado que las primeras celebraciones se remontan a las tierras de Egipto donde homenajeaban a la diosa Isis que es la gran Diosa madre de esta civilización; también en la mitología griega homenajeaban a Rhea, madre de los dioses del Olimpo. Y cómo no, Roma y su cultura adopta también esta celebración para honrar a la diosa Cibeles, para ellos, la Diosa madre. El cristianismo transforma estas celebraciones para honrar y homenajear a la Virgen María, madre de Jesús de Nazaret.

Fue en el siglo XVII en Inglaterra que reservaron el cuarto domingo de la Cuaresma para homenajear a todas las madre operarias; en ese día se les daba fiesta para que pudieran quedarse en casa con sus hijos y madres.

En nuestra época contemporánea el movimiento empieza en Estados Unidos cuando la escritora Julia Ward Howe organizó un encuentro de madres dedicado a la paz. En este acto, se inspira Anna Jarvis, que con un grupo de amigas, inicia un movimiento para oficializar un día en el que los niños pudiesen homenajear a sus madres. Para Anna Jarvis supuso una forma para poder salir de la depresión que vivió tras fallecer su madre. Finalmente consiguieron que el presidente Woodrow Wilson declarara oficial el Día de la Madre como fiesta nacional el segundo domingo de mayo.

A lo largo de la historia ha estado presente de diferentes formas este acto de honrar a las madres. Transformándose hasta nuestra actualidad. Y celebrándose en cada país un día diferente.

PUERTA DE ENTRADA A LA VIDA

Independientemente de nuestra condición, sexo, estatus social, profesión, etc, todos y todas llegamos a la vida a través del útero de una mujer, que tras la unión de un óvulo y un esperma nos gesta durante nueve meses para llegar al momento del parto, del alumbramiento. Hoy en día en nuestra cultura occidental se ha reducido el riesgo de muerte durante este proceso, sin embargo, muchas son las mujeres que murieron tras el parto y en algunos puntos del planeta sigue ocurriendo.

Festejar este día de manera consciente es honrar a todas aquellas mujeres que entregaron la vida y lo siguen haciendo para traer a otro ser a la vida. Es honrar cada lágrima derramada, cada sonrisa, cada caricia, cada renuncia, cada acto de amor incondicional que las madres ofrecemos. Es honrar a la parte de crear vida que habita en el cuerpo de la mujer.

En conclusión, es honrar sus pasos, sus historias sean las que sean y ahora elegir hacerlo diferente, desde nuestro lugar de hijas e hijos.

Tener un día al año como fecha señalada, como festividad, está bien y es bonito, RECORDANDO que no sólo es este día, que es cada día cómo podemos honrarlas y lo podemos hacer, eligiendo estar en la vida de manera plena y gozosa. Es estar disponibles y en disposición para tomar la vida y las bendiciones que nos trae. Es transmitirles a la siguiente generación de hombres y mujeres que es posible tomar un legado para mejorarlo.

Lo más importante es comprender que un hijo/a, por mucho que haga, por mucho que regale, por más caros que sean estos regalos, JAMÁS, JAMÁS, puede devolverle a una madre el regalo que nos hizo: LA VIDA.

CELEBRACIÓN Y PROPUESTA COMERCIAL

Pareciera que en nuestra costumbre consumista cobren más fuerza los reclamos publicitarios para consumir y comprar regalos para este día que el sentido propio del día.

Desde mi manera de verlo siento que todo puede estar balanceado, en equilibrio y sobre todo, desde la conciencia del para qué hago lo que hago y desde qué lugar lo hago. Es decir, por qué no generar un win to win en nuestra sociedad, en nuestra ciudad, en nuestro barrio que suponga un beneficio para todos.

Que cada quien haga lo que sienta y lo haga desde su coherencia interna.

Te invito a reflexionar:

  • ¿Con un regalo material siento que le demuestro a mi madre mi amor y respeto?
  • ¿De qué manera me comporto el resto del año con mi madre?
  • ¿Le expreso con palabras y gestos, mi cariño y mi amor?
  • ¿Paso tiempo de calidad con ella?
  • ¿Cómo me siento como hijo, como hija?
  • ¿Siento que mi madre no estuvo presente? o ¿no ha sabido expresarme amor?

Quizás también podrías…

Escribirle una carta a tu mamá, tanto si sigue contigo o no, y expresarle en esa carta todo lo que no has podido expresar por el motivo que sea, date permiso para que salga todo lo atrapado y bloqueado en ti, lo que sea que hayas sentido en el pasado o estés sintiendo en este momento. Este ejercicio es realmente potente y ayuda a drenar para que pueda salir lo que quizás se quedó sin expresar. Una vez acabada, puedes leerla, guardarla, tirarla o quemarla. Déjate sentir y haz lo que tu corazón te dicte.

MATERNIDAD NO SÓLO ES PARIR

Anteriormente he mencionado que el regalo más grande que recibimos es el de la Vida. Y lo recibimos de nuestra madre biológica. Sin embargo, la maternidad es una dimensión infinita. Maternar no sólo es parir. Maternar es acompañar, acoger, sostener, nutrir, cuidar, atender, aceptar, mimar, proteger. Es ejercer una labor de entrega completa a ese ser que llega a nuestras vidas. Mujeres que sin haber parido llevan a cabo esta maravillosa entrega y labor de maternar, expresado de tantas y tantas formas.

De nuevo, ampliar la mirada nos eleva, nos calienta el alma al contemplar esta dimensión.

Como mujeres no sólo alumbramos vidas humanas, también creamos y damos vida a proyectos personales y profesionales que son formas diferentes de atender, cuidar, aceptar y hacer crecer esa semilla que es un sueño dentro de nosotras.

UNA MADRE ES…

Te comparto un vídeo creado a partir de un escrito que escribí hace una década o puede que algo más, inspirado al escuchar a una compañera de trabajo compartir su historia familiar. Todavía recuerdo aquel momento como si fuera hoy mismo y lo que sentí escuchándola que dio fruto a esta especie de poema en homenaje a las madres.

Una Madre es…

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA

La historia del día de la madre

Día de la madre y porque se celebra

Mi nombre es Mar Clarós, soy mujer, hija, hermana, pareja, madre, amiga,… y todos los roles que la vida me ofrece para relacionarme con mi entorno.

Profesionalmente escogí acompañar a mujeres a que se re-encuentren consigo mismas, que puedan ver ese diamante que brilla pero que se han olvidado que está ahí oculto en algún lugar.

Si sientes que te perdiste en algún punto del camino y ahora no sabes qué hacer ni cómo, te invito a descargarte mi masterclass gratuita Aprendiendo a Escuchar mi Cuerpo.

Si te ha gustado ¡comparte!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

10 comentarios en «DÍA DE LA MADRE, REFLEXIÓN»

  1. wow!! Millones de gracias por tus palabras, Mar.
    Para mí el días del padre, el día de la madre… O el que sea, se ha tornado en un día de celebración como bien dices: “desde la consciencia”.
    Las celebraciones se han de realizar todos los días, desde el amor, desde la alegría. Por lo tanto, un día como el de ayer, es para celebrarlo como y con quien una desee. Y sobre todo, para honrar a aquellas mujeres del clan que han hecho posible que la vida siga.
    Gracias, gracias y millones de gracias por el artículo ya que su contenidos es verdaderamente inspirador.
    Un abrazo y,
    feliz día!!

    Responder
  2. Me gustó saber el origen del festejo del día de la madre. Pará mí, es más importante los pequeños gestos diarios y en cualquier momento, que sólo un día no tiene sentido, es sin fecha específica, que todos los días pueden ser día de la madre, con una llamada, para saber cómo estás, una visita, un abrazo, el sentir que ahí está ese hijo/hija, pienso es mas importante, cuando los años pasan y queda el nido vacío, sentir que has cumplido con no sólo darles la vida, sino las herramientas para que puedan vivir, volar tan alto como deseen, y que sepan que por siempre estas ahí para ellos y sentir que uno también es parte importante en sus vidas, y le transmiten ese amor a sus hijos, por uno, porque si la felicidad que llena la vida es un hijo, el nieto o nieta, es un sentimiento que no se puede explicar, me lo decía siempre mi madre, a los hijos se los ama, pero el amor a los nietos, es algo más sublime e intenso, doy gracias a la vida por el amor incondicional que recibo de mis hijos y el amor que le di a mi madre, como dice el poema Vida estamos en Paz. Me gustó mucho tu reflexión gracias por compartirla, gracias por estar, ser, y formar parte de mi camino en este momento de mi vida, un abrazo!!

    Responder
    • Acojo tu gratitud en mi corazón y te agradezco desde ese lugar tus palabras y el tiempo dedicado a leer el artículo y quizás ver el vídeo. Tu testimonio abre la mirada hacia esa etapa de ser abuela y que invita a ser consciente de cómo la vida se va abriendo paso, generación tras generación a pesar de todas las dificultades vividas. Abrazo transoceánico Gloria.

      Responder

Deja un comentario